Foto: José María Martínez


La paz, como la guerra, también es noticia

Cristina Ávila Zesatti presentó su libro México, en el laberinto de la contradicción

Por: Daniel Álvarez
6 de Diciembre de 2014

Durante la presentación de su libro México, en el laberinto de la contradicción, la periodista Cristina Ávila Zesatti, editora del sitio Corresponsal de paz, afirmó que para que exista la paz “tiene que haber realmente una tranquilidad más allá de violencias físicas, que es lo que nosotros identificaríamos como una guerra”.

La presentación fue este 6 de diciembre, en el Salón Enrique González Martínez de Expo Guadalajara, dentro del X Encuentro Internacional de Periodistas, organizado por la Coordinación General de Comunicación Social de la Universidad de Guadalajara.

Este libro es un ensayo en el que se hace un acercamiento a la violencia que existe en México, con una perspectiva de los estudios de paz, explicó, a los que la autora se dedicó desde 2006 en la Universidad de Barcelona.

Para Ávila Zesatti, “la paz tiene que ver con justicia, derechos humanos, en realidad es algo transversal, tiene que ver con todo. Debe de haber paz con el medio ambiente, paz social, paz con el mundo animal”.

El libro se realizó en 2006 y no tiene datos recientes, sin embargo la autora considera que las situaciones son las mismas: “Desgraciadamente, si este libro se escribiera diez años antes, o veinte años antes, las tendencias sociales son exactamente iguales y están empeorando al día de hoy. Mi propuesta con este libro es que dentro de diez años, lo que yo cuento aquí, este ensayo que hago sobre la guerra que no existe oficialmente, pero que la sufrimos en muchos frentes y desde hace mucho tiempo, pueda cambiarse”, comentó.

“Llamé al libro México, el laberinto de la contradicción, porque estamos enfrentando  definiciones contradictorias. México jamás se deja definir, pero a la vez aquí mismo nunca dejamos de definirnos, muchas veces de manera peyorativa”, explicó.

Al concluir se describió la forma en que algunos de los principales periódicos del país están “reproduciendo y remunerando la violencia” y sobre cómo no se está valorando la vida desde el discurso mediático.